sábado, 7 de agosto de 2010

ENSEÑANZA SEMANAL: Josué 24:14-24


Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres. cuando estuvieron al otro lador del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis, pero yo y mi casa serviremos a Jehová.


El hombre no es una criatura sujeta al control de la suerte, sino que es capaz de tomar decisiones, las cuales determinan su destino, Si bien, Dios es poderoso para someter al hombre por la fuerza, sin embargo, no es esto lo que ha escogido: en vez de obligarlo a aceptar su plan, Dios le pide que escoga hacerlo.



  • LA CAPACIDAD DE ESCOGER (Jos 24:14-15)

En la Biblia hay muchas oportunidades que ilustran de qué manera Dios le pide esto al hombre, una de ellas es cuando Josué cita a los ancianos de Israel y les recuerda todas las cosas que Dios ha hecho desde Abraham hasta ahora (Jos. 24:1-13), luego les pide que tomen una decisión:


PREGUNTA: ¿Cuál es la decisión de mayor importancia?

RESPUESTA: Es la de servirle a Dios o no servirle. Tarde o temprano se nos pide que hagamos la elección que se le pidió a Israel.


PREGUNTA: ¿Podríamos tomar una decisión NEUTRAL entre servirle a Dios y no servirle?

RESPUESTA: No porque no adoptar una decisión es equivalente a no servirle (Mateo 12:30). Tenemos la capacidad de elegir y es imposible no hacer una elección.

El Hombre necesita hacer una desición para iniciarse en la vida cristiana, pero para seguir a Dios debe tomar de continuo decisiones correctas.


PREGUNTA: ¿ Cuesta servir a Dios?

RESPUESTA: Lee Lucas 9:58. La decisión de seguir a Cisto quizás traiga la ruptura de vínculos familiares (vs. 59-60) y de vínculos sociales (61-62), seguirle implica desviar la vista de la vida pasada. Todos debemos escoger, quizás nos cueste muchas cosas, pero al final veremos que valió la pena.



  • LA NECESIDAD DE ESCOGER (Jos 24:16-24)

Recordemos la historia del rico y Lázaro (Lc. 16:19-31) A todos nos gustaría vivir como el rico y terminar en el lugar que terminó Lázaro. Muchos tratan de hacer esta elección. Sin embargo, si queremos la recompensa del justo, debemos vivir la vida de justicia. El escoger la vida del mundo equivales a escoger el castigo del mundo. Hay dos maneras de hacerlo:




  1. Hacerlo deliberadamente


  2. Hacerlo lentamente

Generalmente no se elige la primer opción inmediatamente, pero sí la segunda, pero luego nos damos cuenta que estamos en el mismo lugar que si hubiésemos elegido la primera opción.


El reto lanzado por Josué no disanimó a los israelitas, sino que dijeron: "No, sino que a Jehová serviremos" (vs 21)


PREGUNTA: ¿Qué condiciones debemos tener para servir a Dios?


RESPUESTA:




  1. Un corazón recto: (vs 23) el servicio a Dios sin un corazón recto es inaceptable delante de Dios. Podemos engañar a todos pero no a Dios. (1 Sam 16:7)


  2. Obediencia: (vs 24) el pueblo de Israel reconoció que servir a Dios significaba obedecerle. La obediencia es una prueba de que si en realidad servimos a Dios o no (1 Jn 2:4-5)


CONCLUSIÓN: Dios tiene un plan para cada uno, pero debemos escoger diariamente aceptar ese plan.


Bendiciones
















1 comentario:

Serenidad Azul dijo...

y la verdadera eleccion es servirle a Dios;es lo mas maravilloso que podemos hacer.edificante enseñanza mi querida hermana;amada pasa a mi blog a recoger un reconocimiento a tu blog...abrazos y bendiciones.